Balance organizacional: más allá de la conciencia de Equipo

1

¡Ya una semana y un poco más desde el Ágiles 2016! Esta fue una ocasión muy especial y gratificante para mí…sí algo cansada también; pero una experiencia muy satisfactoria al reunirnos nuevamente con los viejos amigos, hacer otros nuevos y juntarnos para compartir y aprender de lo que nos gusta: Agilidad, sobre ayudar a mejorar la vida de personas y organizaciones.

Al mismo tiempo muy complacido y sorprendido del nivel de los agilistas de la región. Observé y participé de muy buenas charlas, vi muchos reportes de experiencia y me enriquecí del aprendizaje compartido de los practicantes ágiles a partir de su experiencia de probar cosas en sus equipos y organizaciones; de seguir creciendo en agilidad. Esto fue muy bueno.

Mientras conversaba con varias personas y lanzaba algunas preguntas, pude constatar la madurez en la aplicación de prácticas ágiles a nivel de equipo y de proyecto: la aplicación de mejores técnicas para el tratamiento de backlogs, mejores retrospectivas, un enfoque más amplio del rol de Scrum Masters, Product Owners y Agile Coaches, patrones y técnicas para formar equipos ágiles y mejorar su auto-organización, contratos ágiles, sobre cómo mejorar el aprendizaje y demás. Esto fue muy chévere, sin embargo pude notar que la mayoría de argumentos fueron dados bajo una perspectiva de equipo.

cuk4z7jw8aexejl

Lori Leitgeb en Ágiles 2016 – Keynote speaker

Durante su Keynote, Lori Leitgeb hablaba de casos donde el equipo lograba ser tan auto-organizado, tan cohesionado y casi tan independiente que paulatinamente perdían el foco o no contaban con la claridad suficiente del impacto de lo que construían sobre el negocio y sobre la compañía a la cual pertenecían y de cómo soportaban la visión. Las decisiones que tomaban los equipos que mencionaba estaban enmarcadas dentro del contexto de ¿cómo podemos ser mejores equipos?, ¿cómo mejoramos técnicamente?, ¿cómo aplicar mejores prácticas? Y así por el estilo.

culcyu6w8aeavbj

Resumen de la charla ketnote de Lori Leitgeb en Ágiles 2016 – Facilitación gráfica gracias a Ana Betancur

Las organizaciones no son exactamente una democracia

Algo que hay que reconocer es, que hasta que lleguen enfoques como “Holacracy”, “Sociocracy”, organizaciones Líquidas y “Teals” a nuestras geografías; la mayoría de las organizaciones que conocemos y en las que participamos no son una democracia (sin embargo, felizmente existen notables excepciones en Latinoamérica). Comúnmente, el equipo no puede decidir sobre qué línea de negocio trabajará la compañía, qué mercados abordarán o qué sueldos van a ganar. Sí, no es que me guste mucho…no obstante es una realidad (y como agilistas trabajamos para lograr mejores matices).

De aquí que es necesario para equipos y los practicantes ágiles tomar conciencia que somos parte de un ecosistema, que estamos circunscritos dentro un entorno empresarial y social, y que hay vida más allá del código: gerencias, sistemas de gestión, estrategias de mercado, impacto de negocio, proveedores, inversionistas y demás; y que cada elemento de este gran sistema interactúa con muchos otros y afectan al comportamiento del todo. Los equipos -ágiles o no- no son islas dentro de la organización.

Menos ruedas de entrenamiento, más balance

Uno de los conceptos claves detrás de #ModernAgile (y que me enamora sinceramente) es: el de encontrar un balance. Una linda analogía de Joshua Kerievsky para ilustrar que más allá de las prácticas o marcos de trabajo, la Agilidad requiere balance para florecer. Y desde mi punto de vista, este balance debe lograrse en múltiples niveles: desde un nivel personal, de equipo, de departamento o grupo, de organización y de sociedad.

Balance organizacional

captura-de-pantalla-2016-10-17-a-las-12-55-18-p-m

Durante mi charla en el evento, utilicé una metáfora del “ecualizador” de los aparatos electrónicos de música para ilustrar el concepto de balance organizacional. Y si bien no existe configuración perfecta, cada organización debe encontrar la apropiada “ecualización” para el ritmo que desea tocar. Cada “slider” afecta al sonido que se produce. Si cada slider fuera una etapa del flujo del valor o un área de la organización, el trabajar para subir ese único slider no necesariamente produce el mejor efecto a la organización. Desde un punto de vista sistémico, se estaría sub-optimizando el sistema. Imagine, que se lleva Agile y mejores prácticas al área de desarrollo y estamos creando mejor software y a un buen ritmo; y las subsiguientes etapas o antes de colocar a producción -por ejemplo: Certificación, Seguridad, Riesgos, Legal- no trabajan al mismo ritmo: ¿cuántas de aquellas historias de usuario están en producción generando valor o retroalimentación? ¿Qué tan ágiles somos en realidad?

Imagine que lleva Agile a TI o a las áreas de Delivery, pero áreas como Talento Humano, Proveedores, no están sintonizadas al ritmo que desea tocar la organización o que exige el mercado; en realidad no es una organización ágil por más prácticas ágiles que incorporemos.

Mientras Lori hablaba, vino a mi mente una imagen que se quedó grabada y que alguna vez viera de una presentación de Masa Maeda de su modelo Serious LeAP, estas piedras que representan el balance organizacional:

balance-masa-maeda

Prosperidad tomado del modelo Seriuos LeAP de Masa Maeda

Valor para los Clientes o el mercado, valor para las personas dentro de la organización y valor para la empresa o negocio; la idea es encontrar la armonía entre estos tres elementos, balance. Coincidentemente, un esquema muy similar al presentado por Lori en su charla para la toma de decisiones dentro de su compañía.

Balance integral

Lo único que podría añadir a esto, es que no hay que olvidar que somos parte y que afectamos a la sociedad en su conjunto: la comunidad humana, el ecosistema, la ecología y cómo hacemos de este un mejor planeta para todos.

Pensamientos finales

Lo bonito de la palabra balance es que no implica que uno de los elementos es más importante que otro. Lo que quiere decir que las prácticas ágiles a nivel de equipo son importantes y necesarias; y que los valores y principios del manifiesto deben vivirse e interiorizarse; todo esto sin olvidar las otras perspectivas. Pienso que si tenemos más conciencia de este ecosistema actuaremos de mejor forma y con mayor claridad en nuestro propósito de ayudar a las personas y organizaciones que acompañamos.

Gracias por leer, un abrazo.

Johnny

Referencias y lectura posterior

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s